Make your own free website on Tripod.com

LEY DE ATRACCIÓN

Tener un mal día es algo más que una sensación. Hay veces en que te levantas en la mañana con una predisposición negativa que te acompaña el resto del día. Esto se debe a la llamada Ley de la Atracción, un fenómeno natural que consiste en la respuesta de la realidad a las vibras negativas, que se puede regular.

Si una mañana te despiertas transmitiendo una vibra negativa, la Ley de la Atracción reacciona dándote más de lo mismo. De esta forma, es probable que te golpees con la pata de la cama y te lastimes el pie, que se te queme el pan en el desayuno, que te deje el transporte hacia el trabajo o que se te olviden las llaves del auto dentro de casa.

Mientras que si al amanecer cada mañana con una actitud positiva las cosas cambian, ya que pueden mejorar si cambias de actitud ante ciertas las circunstancias. Se ha afirmado que todo el mundo envía vibras, las positivas atraen las cosas buenas y las negativas jalan lo menos deseable. Muy relacionados con esto están los términos comunes como: coincidencia, destino, karma y suerte. Para lograr que tus deseos atraigan el lado bueno de tu existencia, este entrenador te ofrece una receta con tres pasos:

  1. Identifica tu deseo. Muchas veces no sabemos exactamente qué es lo que queremos, pero sí sabemos perfectamente lo que no deseamos. Losier nos aconseja eliminar completamente de nuestro vocabulario las expresiones negativas como "no quiero…", "no sé…" o "ojalá que…", y sustituirlas por otras positivas como “después de saber cómo no quiero que sea mi novio, debo responderme qué tipo de novio quiero”.
  2. Ponle atención y dedícale tiempo a tu deseo. La Ley de la Atracción te devolverá todo a lo que le pones atención y cuidados.
  3. Elimina las dudas para conseguir tu objetivo. En este punto de que un deseo intenso (vibra positiva) y una duda intensa (vibra negativa) que coinciden a la vez se anulan entre ellos. Para esto te recomienda aceptar mentalmente la expresión positiva “¡permítetelo!”, que acabará rompiendo esa inmovilidad.